Archivo mensual: septiembre 2015

…Pretendía oscurecer sin percatarse que la luz se cala por cada rendija..

11224310_598323116972642_7587489277084407419_n

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Mi artículo “La sombra de la fortuna”

http://periodicoelespinar.blogspot.com.es/
Mi artículo “La sombra de la fortuna” en el Periódico de El Espinar núm. 249. Pág 26

11986558_10207893248797469_8994785492558859127_n

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

“Como cada año”

12002044_10207893105633890_4277787222889662571_n

Mi poesía “Como cada año” en el programa de fiestas de El Espinar 🙂

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Federico García Lorca: amor a las bibliotecas

http://www.estandarte.com/noticias/autores/federico-garcia-lorca-en-defensa-de-las-bibliotecas_2649.html

Federico García Lorca: amor a las bibliotecas

Recordamos aquel maravilloso texto del poeta…

18 de agosto de 2015. Emilio Ruiz Mateo

Qué: Federico García Lorca y su defensa de las bibliotecas: “Alocución al pueblo de Fuente Vaqueros” 

El texto que Federico García Lorca leyó en la inauguración de la biblioteca de su pueblo, Fuente Vaqueros, en septiembre del año 1931, es una de las defensas más fuertes, sencillas y emotivas que pueden encontrarse sobre la importancia de las bibliotecas.

Pronunció Federico García Lorca esta Alocución al pueblo de Fuente Vaqueros, imaginamos, emocionado. Se dice que dos años antes había sugerido él mismo la idea, y la idea se hizo realidad. Luego llegó la guerra y la biblioteca desapareció… No fue hasta 1988 que Fuente Vaqueros tuvo de nuevo biblioteca pública (en la planta baja del ayuntamiento) y, desde 2008, el pueblo tiene su “biblioteca pública Federico García Lorca”. Justicia poética, podríamos llamarlo.

Como todas las conferencias que dio Federico García Lorca, el poeta prefirió escribirla y leerla. “La expresión es mucho más duradera porque queda escrita, y mucho más firme puesto que puede servir de enseñanza a las gentes que no oyen o no están presentes aquí”, dijo Lorca poco antes de leer este texto que hoy queremos compartir con nuestros lectores como defensa de las bibliotecas, del amor a los libros y de la misión cultural que nunca deberían olvidar los gobiernos:

“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales, que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo.lleno de fe, pero falto de luzfot_3535_gr

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Lo normal es pasear mirando hacia el frente o tal vez al suelo, arrastrando los pies o caminando a paso ligero. Lo extraño es pasear bajo un cielo con forma de tapiz, repleto de cálidos colores que acogen una sensación de bienestar. Tal vez indiquen que las ruedas que crearon el camino llevan al lugar donde quieres ir o donde deseas estar, pero quizás sea hora de pensar que tras aquellas hojas esté la ansiada felicidad…
https://www.facebook.com/reflejosdemiesencia?ref=hl

Yolanda de las Heras12036527_10207952709123940_3812336032929658296_n

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.